Símbolos Locales

HISTORIA DEL HIMNO DE AGUASCALIENTES

El Himno del Estado de Aguascalientes fue escrito en 1867. El autor de la letra fue Esteban Ávila y la música corrió a cargo del profesor Miguel Meneses. Se interpretó por primera vez el 20 de mayo de 1867 en el Salón de la Escuela Principal de la capital, que contó con la asistencia de las familias más distinguidas de la sociedad y de los principales miembros del partido liberal, reunidos para conmemorar la victoria del ejército republicano sobre las fuerzas que apoyaban a Maximiliano de Habsburgo.

Para valorar la importancia del Himno de Aguascalientes como parte integral de la historia de nuestro estado es necesario conocer y comprender las circunstancias que influyeron en su creación y que determinaron el sentido de su existencia. En primer lugar hay que considerar que el himno fue escrito al calor del triunfo sobre el Segundo Imperio dirigido por el emperador Maximiliano y apoyado por las fuerzas conservadoras del país.
Las tropas francesas habían ocupado la capital de Aguascalientes en 1863, después de que el gobernador José María Chávez se viera forzado a abandonar la ciudad debido a la derrota de las fuerzas republicanas en San Luis Potosí. Chávez y sus tropas se refugiaron en diversas haciendas y zonas montañosas de la región, desplazándose constantemente según las noticias que recibían del avance de los franceses. Finalmente fueron sorprendidos y capturados en la localidad de Jerez.

Chávez fue sentenciado a la pena máxima y fusilado en la hacienda de Malpaso, Zacatecas, el 15 de abril de 1864. Esto sólo fue el inicio de una política de persecución y represión en contra del grupo liberal en Aguascalientes. En 1866, varios liberales destacados como Jesús Gómez Portugal, Jesús F. López, Agustín R. González y Esteban Ávila –escritor del texto del himno a Aguascalientes— fueron declarados enemigos del Imperio, despojados de sus bienes y encarcelados. Muchos simpatizantes del presidente Benito Juárez salieron desterrados y quedaron sin posibilidades de regresar a su estado natal. No resulta extraño entonces, que al finalizar la contienda los ánimos estuvieran exaltados y los triunfadores buscaran a toda costa acabar con los conservadores que habían seguido al Segundo Imperio, al mismo tiempo que exaltaban y procuraban legitimar el triunfo de la República. Uno de los instrumentos elegidos para realizar esta tarea fue precisamente la creación de un himno orientado a celebrar la victoria de las armas liberales y exaltar la beligerancia de los habitantes de Aguascalientes en contra de los partidarios del bando conservador.
Agustín R. González sostenía que la poesía contribuía al progreso de la sociedad, pues el objetivo principal del poeta era fomentar el amor a la patria y la libertad.

La unión entre política y literatura marcó la vida de Esteban Ávila Mier, correligionario cercano de Agustín R. González y autor de la letra del himno de Aguascalientes. Ávila fue un destacado miembro del partido liberal y se desempeñó como diputado en el congreso local y gobernador interino entre febrero y diciembre de 1860 y constitucional de 1861 a 1862. En este último año abandonó la gubernatura para combatir a los ejércitos invasores de Gran Bretaña, España y Francia, que se encontraban en el puerto de Veracruz.

A la par de su actividad política, Ávila destacó como escritor, poeta, dramaturgo y editor de periódicos. También promovió la educación pública y la formación de clubes y sociedades literarias. Sus primeras colaboraciones literarias aparecieron publicadas en el periódico La Imitación, en 1850 y desde entonces fue evidente su afiliación a la corriente literaria del romanticismo, caracterizada por su exaltación patriótica y profundo nacionalismo.

Esta motivación resulta evidente en las líneas del Himno de Aguascalientes, en donde Ávila celebra el triunfo de los liberales sobre el Segundo Imperio. Las estrofas del Himno son un llamado a las armas para defender a la patria, así como una exaltación de los héroes locales que lucharon contra los invasores. A los liberales triunfadores, Esteban Ávila los vincula con símbolos como la Madre Patria y la luz del “sol esplendente de mayo”, que ilumina a los soldados de la república en la defensa de valores como la libertad, el progreso y la paz.

Del lado contrario aparecen los conservadores y los franceses, tiranos que en medio de la ceguera y la oscuridad pretendían esclavizar al pueblo de México. Como corresponde a los documentos históricos, el Himno de Aguascalientes resume y muestra la experiencia de Esteban Ávila durante la intervención francesa, así como los valores que inspiraron su actuación dentro del partido liberal. Más que una visión equilibrada u objetiva de la historia de Aguascalientes, el Himno debe ser recordado como un testimonio valioso que nos remite a la forma en que se vivió en Aguascalientes uno de los episodios más dramáticos e importantes de la historia de México: la guerra civil entre liberales y conservadores y la invasión de tropas francesas en territorio nacional.

FUENTES:

Ecos del Terruño No. 45 (Publicación Bimestral del Archivo Histórico del Estado, Artículo de María Angélica Suárez Hernández)
El Porvenir, Tomo II, Junio 13 de 1861, Núm. 3, p. 3
La Libertad de México 1865 y 1867.

LETRA DEL HIMNO DE AGUASCALIENTES

LETRA DEL HIMNO DE AGUASCALIENTES "

Coro:

Si el traidor a la lid nos provoca
¡Arma al hombro a vencer o morir!
Que el rehusar si el clarín nos convoca
Es afrenta en el mundo vivir.

Estrofa I y IV

Cuna ilustre de Chávez y Arteaga,
Que a la patria mil héroes le das,
Ciudad bella, hermosísima maga,
Dios te otorgue el progreso y la paz.

Estrofa II:

Nunca el sol de los libres su rayo
Niegue airado a tu bóveda azul,
Ese sol esplendente de Mayo
Que a tu gloria ha prestado su luz.

Estrofa III:

Él alumbre tu senda de flores,
Él ¡oh Patria! Otros triunfos te dé,
Y no logren los ciegos traidores
Nunca, nunca su luz obtener.

PARTITURA


MÚSICA