Guía para cultivar papa en Aguascalientes

Folleto Técnico Núm. 13

 

M.C. Luis Martín MACIAS VALDEZ
Investigador del Programa de Hortalizas. Campo Experimental Pabellón. CIRNOC-INIFAP.
M.C. Luis REYES MURO
Investigador del Programa de Socieconomía. Campo Experimental Pabellón. CIRNOC-INIFAP.
Ing. Francisco Javier ROBLES ESCOBEDO
Investigador del Programa de Difusión Técnica. Campo Experimental Pabellón. CIRNOC-INIFAP.
 
 

C O N T E N I D O

Introducción
Selección del terreno
Preparación del terreno
Selección de la "semilla"
Obtención de la semilla
Tamaño de semilla
Tubérculos partidos
Estímulo al tubérculo-semilla para su brotación
Variedades
Densidad de población
Epoca se siembra
Método de siembra
Fertilización
Labores de cultivo
Riegos
Control de plagas
Control de enfermedades
Desórdenes fisiológicos
Eliminación del follaje
Cosecha
Almacén
Personal investigador del CEPAB
 
 

Introducción

La papa (Solanum tuberosum L.) es uno de los cultivos más valiosos para la humanidad. En la mayoría de los países se siembra en superficies extensas, y por el volumen de producción, ocupa el cuarto lugar a nivel mundial, después del arroz, trigo y maíz. Aunado con estos cereales, tiene gran relevancia en la dieta alimentaria de la población mundial en constante crecimiento.

En México la producción de papa se destina para el consumo humano y como materia prima en la industria de las "papas fritas". Su alta demanda ha originado el aumento de la superficie cultivada. La importancia socioeconómica del cultivo, radica en el uso de mano de obra rural, ya que para realizar las diversas labores se ocupan en promedio 120 jornales por hectárea.

Aunque este cultivo requiere de alta inversión para su establecimiento y conducción, también ha manifestado ser rentable.

Por otra parte, la gran variedad de climas dentro del territorio nacional hace posible la siembra de papa en diferentes regiones. Por ello, todo el año se dispone de tubérculos frescos para el consumo humano y para la siembra.

En Aguascalientes el cultivo de la papa ha ocupado el tercer lugar en cuanto a la superficie que se destina a hortalizas, después del chile y del ajo, ya que actualmente se ha logrado incrementar la productividad debido al uso de material genético mejorado y a la aplicación de nueva tecnología.
 

Selección del terreno

Para producir papa se puede utilizar una gran diversidad de suelos, pero es recomendable elegir terrenos planos, de textura franca o franco-arenosa, con buen contenido de materia orgánica y sin problemas de salinidad, pedregosidad y drenaje.

La planta se puede desarrollar mejor en suelos con pH de 5 a 7; no obstante, es preferible usar aquéllos que son moderadamente ácidos.
 

Preparación del terreno

Es necesario preparar bien el suelo para facilitar la siembra y favorecer el desarrollo de las raíces y tubérculos.

Subsoleo. Se realiza para romper la capa compactada que se formó en el suelo después del paso constante de maquinaria. El subsoleo tiene la finalidad de facilitar la penetración de las raíces, favorecer la absorción y retención de humedad, además de lograr una mejor aireación del suelo. Dependiendo del terreno, se debe realizar cuando el arado para voltear la tierra no penetre más de 30 cm.

Barbecho. Esta práctica se hace con el fin de romper, aflojar y voltear la capa arable, además de enterrar los residuos de la maleza y de la cosecha anterior. Al enterrar esos residuos se promueve su descomposición y, de esta forma, se aumenta el contenido de materia orgánica. El barbecho ayuda a eliminar parcialmente las plagas del suelo al exponer los huevecillos, larvas y pupas al frío, al sol y al aire.

Se debe realizar cuando el suelo tenga la humedad necesaria que permita que se entierre el arado a una profundidad de 25 a 30 cm. Se recomienda barbechar después de la cosecha del cultivo anterior para aprovechar la humedad residual.

Rastreo. Al igual que el barbecho, el rastreo se debe efectuar cuando el suelo tenga humedad adecuada para poder desbaratar los terrones y dejarlo bien mullido; además, se requiere sujetar a la rastra un tablón o riel para emparejar el suelo. Si existen aún terrones grandes se puede dar otro paso de rastra, en sentido perpendicular al primero. En caso de que el terreno quede desnivelado, se recomienda realizar la labor de nivelación.

Surcado. Los surcos deben hacerse con una pendiente menor del 2%, siguiendo las curvas a nivel del terreno para lograr la distribución uniforme del agua de riego y evitar encharcamientos. La distancia entre surcos puede variar de 80 a 85 cm, dependiendo del tipo de maquinaria con que se cuente, y la profundidad debe ser de 15 a 20 cm.
 

Selección de la "semilla"

Los tubérculos constituyen la "semilla". Estos deben tener brotes cortos y fuertes, sin decoloraciones o deformaciones visibles. Deben desecharse aquéllos tubérculos que carecen de brotes o sean débiles. El tamaño de la semilla no debe ser demasiado pequeño, sino mediano.

Antes de la siembra se recomienda exponer los tubérculos por unos días a la luz indirecta del sol para hacerlos más resistentes a las pudriciones.
 

Obtención de semilla

Se recomienda usar semilla certificada, la cual deberá ser producida bajo estrictas normas fitosanitarias para garantizar una mejor germinación y un menor número de plantas enfermas.

La producción de semilla de buena calidad se realiza en lugares altos de la República Mexicana como Sierra de Arteaga, Coah; Navidad, N.L.; Sierra de Tapalpa, Jal; Sierra de Chih; Valles Altos de Toluca y Estado de México; entre otros. En estas áreas la producción generalmente es de temporal, lo que origina tubérculos de tamaño apropiado para la siembra, además de ser libre de plagas y enfermedades.

Por los motivos expuestos, es conveniente que el productor se dirija a dichos lugares para obtener la semilla deseada.
 

Tamaño de semilla

La semilla, generalmente está compuesta por una mezcla de tubérculos de diferente tamaño, por lo cual se recomienda separarlas por tamaños con el fin de que al sembrar se tengan poblaciones homogéneas, debido a que los tubérculos grandes emiten más tallos que los tubérculos pequeños ya que tienen mayor número de yemas.

La semilla de papa se clasifica en cuatro categorías, las cuales se muestran en el Cuadro 1. Dependiendo del tamaño de los tubérculos para la siembra, se requerirá de 1.5 a 4.0 ton/ha.

CUADRO 1. CLASIFICACION DE LA SEMILLA DE PAPA, DE ACUERDO POR SU TAMAÑO.
                   CEPAB. 1997. 

Categoría de
Semilla
Diámetro
(cm)
Peso
(g)
Número de
yemas
Kilogramos por
hectárea
Primera
>7.0
230.0
17
4
Segunda
4.0 a 6.9
100.0
12
3
Tercera
3.0 a 3.9
45.0
9
2.5
Cuarta
<2.9
25.0
7
1.5
     
Promedio
2.75

Tubérculos partidos

Cuando la semilla tiene un alto porcentaje de tubérculos grandes, se utilizará mayor cantidad de material para sembrar una hectárea; sin embargo, una forma de hacer rendir la semilla es fraccionar el tubérculo en dos partes. Se recomienda que el corte sea a lo largo del tubérculo.

Para evitar pudriciones y acelerar la cicatrización se debe aplicar al corte una mezcla de 25 kg de cal o cemento más 1.0 kg del fungicida Tecto (Tiabendazol), 1.0 kg de Legusan (Quintozeno) o 1.0 kg de Captán (Captán).

Es recomendable utilizar varios cuchillos para partir los tubérculos. Estas herramientas se sumergen en una solución de agua más un desinfectante como el hipoclorito o el formaldehído después de partir cada tubérculo.
 

Estímulo al tubérculo-semilla para su brotación

Los tubérculos de papa tienen un periodo de reposo y luego brotan en forma natural. Sin embargo, muchas veces se requieren tubérculos "brotados" antes que se produzca el brotamiento natural.

Cuando se desee estimular la brotación artificial, y a la vez tratar la semilla para prevenir enfermedades, se recomienda el siguiente procedimiento:

Primero. Hacer una mezcla de estimulantes de la brotación y fungicidas. Los productos utilizados deben ser a base de giberelinas (ácido giberélico) como el Biogib a razón de 10 cm3 en 200 litros de agua o una pastilla de Activol en 200 litros de agua. Dichos productos son hormonas naturales que estimulan la brotación y el crecimiento de los tejidos.

Además de los productos anteriores se debe incluir en la solución los siguientes fungicidas: 250 g de Tecto (Tiabendazol), 1.0 lt de Furadán (Carbofuran) y 500 g de Ridomil Bravo (Metalaxil y Clorotalonil).

Esta mezcla servirá para tratar 3 toneladas de semilla. Los tubérculos se sumergen en la solución por un tiempo de 10 minutos.

Una vez que se haya tratado dicha cantidad de semilla, se procede a realizar una recarga para llenar el recipiente con una solución igual a la mencionada anteriormente y preparada con anticipación para continuar con el tratamiento.

Después del baño, la semilla se expone al ambiente, cuatro a cinco horas, para que se seque y posteriormente proceder a su almacenamiento en un lugar cerrado, pero con ventilación.

Segundo. Se procede a estimular la brotación mediante calentones de combustible (gas, gasolina o diesel) o braceros de carbón, tratando de mantener una temperatura ambiental de 18 a 25 grados centígrados durante un periodo de 21 a 30 días, al término del cual, se logra obtener tubérculos con brotes vigorosos para su siembra, estimulados por los tratamientos de temperatura y baño con giberelinas.

Siguiendo este procedimiento es posible programar la brotación para cuando se desee sembrar.
 

Variedades

La variedad regional más comúnmente usada es denominada Alpha. Esta ha mostrado buena adaptación y buenos rendimientos, su madurez es de tipo intermedio y, bajo las condiciones agroclimáticas de Aguascalientes, su ciclo vegetativo es de 105 a 115 días al desvare. Estas plantas posee muchas hojas y los tubérculos son de piel y pulpa color amarillo claro; son de forma oval redondeada, con "ojos" muy superficiales y distribuidos en todo el tubérculo. La semilla se puede adquirir en las regiones productoras de semilla de papa.

Existen otras variedades que se siembran y que tienen buena capacidad de producción, estas son:

Gigant. Tiene tubérculos de forma oblonga, color de piel y pulpa amarilla, piel lisa con ojos superficiales y apicales.

Patrones. Los tubérculos son ovales redondeados, color de la piel amarillo, pulpa color amarillo cremoso, piel rugosa, ojos superficiales dispersos, es utilizada en la industria para la elaboración de papas fritas.

Atlantic. Sus tubérculos son redondos, de piel amarilla y pulpa color crema, piel rugosa y ojos superficiales. Tiene características para uso industrial, principalmente de papas fritas.
 

Densidad de población

La densidades de población varía entre 39,200 y 62,500 pl/ha cuando se use 30 cm entre planta y 85 cm entre surcos; o bien, 20 cm entre plantas y 80 cm entre surcos, respectivamente.

La cantidad de semilla por hectárea dependerá del tamaño del tubérculo. Considerando que el tamaño óptimo es de 3.5 a 6.0 cm de diámetro, se requieren aproximadamente 2.5 toneladas para esta superficie. La semilla deberá tener brotes fuertes y coloreados, de 1 a 2 cm de longitud.
 

Epoca de siembra

En Aguascalientes, la papa se siembra en dos épocas: febrero y julio. La más recomendable comprende del 10 al 30 de febrero porque la planta tiene mejor desarrollo en virtud de las condiciones ambientales frescas que favorecen la formación y desarrollo de tubérculos. Mientras tanto, las siembras de julio, por exponerse a un ambiente más cálido, reducen significativamente la producción, pudiendo bajar el rendimiento hasta en un 40 por ciento, en comparación con la siembras de febrero.
 

Método de siembra

La semilla se deposita en el fondo del surco a una profundidad de 15 a 20 cm, e inmediatamente después, se sugiere aplicar productos químicos para prevenir el daño causado por plagas y enfermedades. Para ello pude utilizar Furadán 350 L (Carbofuran) que es un insecticida- nematicida para el control de insectos del suelo como el Gusano de alambre (Agrotis sp.) o Gallina ciega (Phyllophaga sp.) y un fungicida como el Tecto (Tiabendazol), para el control de los hongos Fusarium spp y Rhizoctonia spp.

Si decide aplicar productos químico para el control de plagas y enfermedades, se sugiere hacer una mezcla de 4.0 lt de Furadán más 1.0 kg de Tecto diluidos en 400 litros de agua por hectárea. La aplicación se hace con aspersora, cubriendo la mayor parte del área del suelo y procurando bañar totalmente al tubérculo.

Después de aplicar el producto químico, se debe tapar la semilla lo más pronto posible para evitar la deshidratación del tubérculo y garantizar la emergencia de la planta.
 

Fertilización

Los estudios efectuados por el Campo Experimental Pabellón, en suelos de textura media, indican buenos resultados con la aplicación de la fórmula 240-230-260, la cual se obtiene como sigue:

Para las 240 unidades de nitrógeno se pueden utilizar 1,170 kg de Sulfato de Amonio, o bien, 720 kg de Nitrato de Amonio. Para las 230 unidades de fósforo puede usar 1,150 kg de Superfosfato de Calcio Simple o 500 kg de Superfosfato de Calcio Triple. Finalmente, para las 260 unidades de potasio pueden aplicarse 520 kg de Sulfato de Potasio.

Se recomienda aplicar la mitad del nitrógeno, todo el fósforo y todo el potasio al momento de la siembra. La otra mitad del nitrógeno se aplica 50 días después de la siembra o emergencia.

El fósforo y el potasio tienen baja movilidad y solubilidad y, al estar en la solución del suelo, se liberan lentamente para ser absorbidos por las raíces de las plantas; por el contrario, el nitrógeno es altamente soluble y móvil, de tal manera que, si se aplica todo al momento de la siembra, existe la posibilidad de tener pérdidas por lixiviación.

En caso de presentarse algunas deficiencias nutrimentales en las hojas puede hacerse una o dos aplicaciones de fertilizante foliar como Bayfolan Forte a razón de 2.0 a 4.0 lt/ha; o bien, Gro-Green en dosis de 2.0 a 4.0 kg/ha.
 

Labores de cultivo

Durante el desarrollo de las plantas, es necesario realizar al menos dos cultivos mecánicos, complementados con deshierbes manuales; el primer cultivo se puede realizar cuando las plantas tengan una altura de 15 a 20 cm y el segundo antes de que el follaje cierre el surco para no dañar las plantas.

Otra opción que se tiene para el control de la maleza, es la aplicación de productos químicos; uno de ellos puede ser el herbicida Sencor (Metribuzin) a razón de 750 ml/ha, que es capaz de controlar la aparición del quelite, verdolaga, mostacilla, lengua de vaca, zacate Johnson y zacate guinea. Este producto se puede aplicar en pre y postemergencia.
 

Riegos

Para lograr un buen manejo del agua, es indispensable la nivelación y un buen trazo de riego.

El número de riegos depende de las condiciones ambientales, del tipo de suelo y de la etapa del cultivo, pudiendo ser de aproximadamente 10 riegos durante el ciclo del cultivo.

El exceso de agua se encuentra asociado a la presencia de enfermedades porque se propician las condiciones favorables para su desarrollo. Un riego excesivo al momento de la siembra puede provocar pudriciones en el tubérculo-semilla y, como consecuencia, originar fallas en la emergencia.

Invariablemente, los riegos deben aplicarse oportunamente y en cantidad de agua suficiente. Se ha observado que cuando no se aplican en el momento adecuado, la reducción en rendimiento puede ser mayor del 50%.
 

Control de plagas

Las principales plagas que atacan al cultivo son: palomilla de la papa, los trips, el gusano falso medidor, los pulgones y la mosquita blanca, cuya descripción y forma de control se mencionan en seguida:

Palomilla de la papa (Phthorimaea operculella). Es muy perjudicial para la papa. El daño mas intenso se presenta cuando ataca la pupa de los tubérculos a los que hace galerías de aproximadamente 3 mm de diámetro.

Usualmente los "túneles" aparecen negros debido a que se llenan con excremento de la larva. A menudo existe infección con hongos, con lo que el producto disminuye su valor comercial.

Todo lo que disminuya la exposición de los tubérculos a la oviposición de las hembras reducirá el daño de la larva. Por ejemplo, la palomilla generalmente no puede encontrar tubérculos cubiertos con 5 cm o más de suelo, a menos que se formen grietas. Las plantas que formen sus tubérculos a mayores profundidades son menos vulnerables a la infestación.

El adulto es de color café claro con manchas oscuras en las alas, miden 1.3 cm de largo y tiene hábitos nocturnos. Las hembras adultas depositan los huevecillos en el envés de las hojas y tallos de la planta, en los tubérculos expuestos, en el suelo y en los residuos de plantas.

Las larvas son de color verde, con la cabeza y protorax de color café ahumado, pueden dañar intensamente al cultivo ya que ataca los brotes tiernos, mina las hojas y barrena los tallos.

El daño de la larva es más severo en parcelas con riego rodado, por lo que el riego por aspersión es una opción para mantener sellada la superficie del suelo, especialmente en suelos de textura fina (arcillosa), los cuales tienden a formar grietas cuando se secan.

No obstante, cuando aplique riego rodado, asegúrese de tener surcos bien formados y con pendiente adecuada para prevenir el arrastre de tierra que exponga los tubérculos al ataque de la palomilla.

Durante la cosecha evite dejar los tubérculos en la superficie del suelo durante la noche y asegúrese que los tubérculos no cosechados o descartados sean destruidos y enterrados profundamente.

Para el monitoreo y control de la palomilla de la papa se pueden usar feromonas, las cuales son productos químicos sintéticos que simulan al atrayente sexual de la hembra para atraer al macho hacia el interior de trampas, que permiten realizar dichas acciones.

Para el monitoreo de la plaga, se pueden utilizar trampas "Delta", que son tarjetas de papel dobladas en forma triangular, impregnadas interiormente con un material pegajoso donde se adhieren las palomillas, lo que permite realizar un conteo para estimar un índice de población de la plaga.

Otra opción de monitoreo es la utilización de trampas con recipiente con agua, los cuales por lo general deben tener 20 cm de diámetro y capaces de contener al menos 7.5 cm de agua. El atrayente se coloca debajo de una hoja metálica que está inclinada y formando una especie de tienda de campaña que cubre el recipiente. Las palomillas macho son atraídas por la feromona y caen al agua, la cual debe contener un poco de jabón para romper la tensión superficial y con ello evitar el escape de las palomillas.

Una modificación a este tipo de trampas, es el empleo de un recipiente de plástico al cual se le hace una perforación lateral que permita la colocación del cartucho con la feromona y el paso de la palomilla al interior del mismo. Esta versión casera es muy práctica y es la más utilizada por los productores.

Divida imaginariamente el lote en cuatro partes y coloque una trampa por fracción, entre las plantas y en el lomo del surco, a 15 m de la orilla del lote al interior del cultivo. Revise las trampas cada tres o cuatro días, cuente las palomillas atrapadas y agregue agua al recipiente. Anote el número de palomillas atrapadas por noche en cada lote y conserve los datos en una tabla de anotaciones.

Cuando se presenten de 15 a 20 palomillas por conteo o cuando el promedio de conteos exceda de 8 se debe aplicar insecticida.

Además del uso de feromonas, para determinar la proporción de daño por la larva de la palomilla, se revisan al menos 100 tubérculos, tomados al azar de cada cuarta parte del terreno, con mayor atención en los tubérculos verdes, ya que estuvieron expuestos al ambiente y pueden mostrar más daño.

El tratamiento para el control de la palomilla varía de acuerdo a las condiciones del campo; en aquéllos donde el tubérculo está bien protegido por el suelo pueden tolerar más palomillas en comparación con áreas que tienen muchos tubérculos expuestos.

El control químico puede realizarlo con Pounce 340 CE (Permetrina) a razón de 400 a 600 ml/ha, el cual no se debe aplicar dentro de los 7 días antes de la cosecha, con Tamarón 600 (Metamidofos) en dosis de 1.0 a 1.5 lt/ha, Ambush (Permetrina) de 400 a 600 ml/ha o Gusation (Azinfosmetílico) de 2.0 a 3.0 lt/ha.

Trips. Son insectos delgados de color amarillento o negro. Estos raspan la superficie de las hojas de la planta para alimentarse con la savia. Los daños severos provocan secamiento y caída de las hojas. Se puede controlar con Gusation (Azinfos metílico) a razón de 2 a 3 lt/ha, Tamarón 600 (Metamidofos) en dosis de 1.0 a 1.5 lt/ha, Folimat (Ometoato) de 600 a 900 ml/ha o Folidol (Paration metílico) de 1.0 a 1.5 lt/ha.

Gusano falso medidor. La larva se alimenta del follaje durante dos o tres semanas y después "empupa" en un capullo de seda en la misma planta o en la maleza. Se puede controlar con Tamarón 600 (Metamidofos) en dosis de 1.0 a 1.5 lt/ha o Pounce 340 CE (Permetrina) a razón de 400 a 600 ml/ha.

Pulgones. Existen varias especies de pulgones, los cuales succionan la savia de las plantas. Son pequeños insectos, cuyas hembras, aladas o sin alas, se reproducen sin necesidad de macho y llegan a formar grandes colonias. Perjudican a la planta en forma directa al alimentarse de ella o indirecta al trasmitir enfermedades virosas.

El pulgón más importante es el Myzus persicae. Para su control se puede utilizar Curater (carbofuran) de 3.0 a 6.0 lt/ha, el cual no se debe aplicar dentro de los 60 días antes de la cosecha, Folimat (Ometoato) en dosis de 600 a 900 ml/ha o Tamarón 600 (Metamidofos) en dosis de 1.0 a 1.5 lt/ha.

Mosquita blanca. Los adultos miden 2 mm de longitud; son de color amarillento, con las alas cubiertas por un polvillo blanco. Las hembras ovipositan en el envés de las hojas, sus huevecillos son de color crema, pero, poco antes de eclosionar, toman una coloración oscura. Las ninfas son planas, amarillas y ovaladas como "escamas" que se adhieren al envés de las hojas y alcanzan el estado adulto en 10 a 14 días. En ambos estadios succionan la savia de la hoja.

Cuando se presentan infestaciones severas de esta plaga, las plantas se vuelven amarillentas, se marchitan y finalmente mueren.

Esta plaga es un vector muy importante en la transmisión de enfermedades virosas, por lo que las aplicaciones deben iniciarse cuando se observen los primeros adultos en el cultivo para evitar la oviposición. Los intervalos entre aplicaciones variarán según la intensidad de infestación.

Para su control se pueden utilizar los siguientes insecticidas: Basudín (Diazinon) a razón de 0.5 a 1.0 lt/ha, Dimecron (Fosfamidon) de 0.3 a 0.6 lt/ha, Metasystox (Oxidemeton) en dosis de 0.7 a 1.5 lt/ha, Folimat (Ometoato) de 600 a 900 ml/ha, Confidor (Imidacloprid) de 1.0 a 1.5 lt/ha o Azodrin (Monocrotofos) a 1.0 lt/ha.
 

Control de enfermedades

La papa es susceptible a diversas enfermedades, varias de las cuales se presentan en todas las áreas productoras y otras son limitadas por el clima u otros factores regionales.

Las enfermedades que invaden la raíz, tallo y tubérculos, generalmente habitan en el suelo y son trasmitidas por el movimiento de tierra contaminada o tubérculos infectados. Los patógenos del follaje son dispersados por el viento o por agua.

Los virus y micoplasmas se diseminan por insectos y nemátodos vectores o están presentes en los tubérculos. Debido a que son transportados por el sistema vascular, infectan todas las partes de la planta.

En la mayoría de los casos, las siguientes prácticas son efectivos para el control de las enfermedades:

  1. Manejo adecuado del cultivo.
  2. Uso de semilla certificada.
  3. Suberización adecuada de los tubérculos (endurecimiento de la cutícula).
  4. Tratamientos a la semilla.
  5. Evitar excesos de humedad en suelo a lo largo de la estación de crecimiento.
  6. Dejar que los tubérculos maduren antes de cosechar y manejarlos adecuadamente.
  7. Proporcionar condiciones correctas para el curado y almacenaje de los tubérculos.

El uso de fungicidas puede reducir el daño; sin embargo, para que los productos sean más efectivos deben aplicarse antes de que ocurra la infección o cuando la enfermedad comienza a manifestarse. Por lo tanto, es importante monitorear el cultivo para detectar la aparición de síntomas.

Pierna negra (Erwinia carotovora). Es conocida como pudrición bacterial del tallo y puede aparecer en cualquier etapa de la estación de crecimiento. Los primeros síntomas en plantas adultas son: amarillamiento y color café entre las venas de las hojas y rizado de los márgenes de la hoja, hacia arriba. Las plantas jóvenes afectadas presentan achaparramiento y errático desarrollo.

Las plantas infectadas pueden marchitarse durante días calientes, aún cuando no exista amarillamiento en las hojas. Los tallos presentan un color café grisáceo a negro descolorido en la parte interna y, conforme avanza la decoloración, los tallos se tornan negros y flojos, hasta formar una masa blanda encima y abajo del suelo. Este color negro es el que le da el nombre de "pierna negra". Los síntomas en el tubérculo, van desde una leve decoloración vascular hasta una completa pudrición floja.

La bacteria es más activa en temperaturas frescas, abajo de los 18 ºC. Puede diseminarse de tubérculos infectados a los sanos cuando son partidos para hacer rendir la semilla y la infección es más visible si la cicatrización se retarda. Una medida preventiva consiste en lavar el equipo utilizando desinfectantes como el hipoclorito o el formaldehído.

Esta enfermedad se disemina favorablemente si existen condiciones ambientales húmedas. La humedad en la superficie de los tubérculos y la pobre ventilación en el almacén incrementan esta pudrición.

Además, la bacteria se disemina mediante el agua de riego, infectando hojas, tallos y tubérculos a través de las lenticelas o heridas.

Se recomienda utlilizar semilla de un lugar donde se produjo bajo estricta calidad. La semilla obtenida mediante la técnica de micropropagación generalmente es la mejor. Sin embargo, un manejo inadecuado del tubérculo y condiciones ambientales de estrés antes de sembrar pueden provocar alta pudrición por pierna negra, aún cuando se use semilla de buena calidad.

Para reducir la incidencia de semilla infectada, pero cuando no exista problema de brotación excesiva, mantenga los tubérculos a temperaturas entre 10 a 13?C y humedad relativa del 95% durante 10 a 14 días previos a la siembra.

Costra negra o viruela (Rhizoctonia solani). Causa pequeñas reducciones en el rendimiento, a menos que el ambiente sea frío y húmedo durante el desarrollo del brote. El daño principal es una pérdida en la calidad del tubérculo.

Los síntomas son lesiones de color café rojizo en los estolones y parte subterránea del tallo. Algunos estolones mueren, por lo que se producen pocos tubérculos alargados.

En ocasiones las lesiones por Rhizoctonia penetran en los tejidos del tallo interfiriendo el flujo de nutrientes en los tejidos vasculares. Cuando esto sucede, el follaje se marchita, se retuerce hacia arriba y la planta se achaparra. Los síntomas en las hojas pueden ser semejantes al enrollamiento causado por virus.

La enfermedad se desarrolla en el suelo a temperaturas inferiores a los 12?C. El hongo formará una costra negra en la superficie del tubérculo cuando el suelo está frío y húmedo.

El mejor control es sembrar tubérculos libres de Rhizoctonia , aunque las siguientes prácticas pueden reducir su incidencia:

  1. Evite sembrar en suelo húmedo

  2. Realice rotación de cultivos. El daño puede ser más severo al sembrar papa después de alfalfa, trébol o si existen residuos de cosecha no descompuestos.

Para el control químico se pueden utilizar cualquiera de los siguientes productos:

Realice la aspersión en banda, al fondo del surco. Para ello, se tira la semilla, se asperjan los tubérculos y a la tierra próxima a ellos y posteriormente se tapa.

Tizón temprano (Alternaria solani). Esta enfermedad puede afectar al follaje y a los tubérculos con lo que reduce la producción y calidad de la cosecha si no se le controla.

El hongo es un parásito débil que vive en las semillas o en el suelo. Se desarrolla y ataca cuando existen temperaturas entre los 20 y 38 ºC y humedad relativa elevada.

Los síntomas aparecen durante el almacenamiento del tubérculo y son pequeñas lesiones café a negro, con bordes morados a negro. En el interior de la pulpa son de color café y con una ligera apariencia a cuero. Estas lesiones no se desarrollan cuando las condiciones de almacenamiento son buenas.

El hongo sobrevive durante el invierno en los residuos de los tubérculos que quedaron en el suelo y en otras plantas de la familia de la papa.

Se disemina más rápido en condiciones alternas de sequía y humedad creada por un rocío fuerte, lluvias frecuentes, riego por aspersión o alta humedad ambiental. Sin embargo, las condiciones secas, favorecen al transporte de las esporas de hojas enfermas a follaje sano.

Al principio, no se observan sus síntomas, las primeras lesiones aparecen al comienzo de la formación del tubérculo, aproximadamente una semana después de la floración.

El tizón temprano es primeramente una enfermedad de estrés o plantas envejecidas.

Las infecciones son lesiones de color café que aparecen primero en las hojas más viejas las cuales se localizan en la parte baja de la planta. Las lesiones son circulares de 3 a 10 mm de diámetro y consisten en anillos de tejido muerto y cuando la expansión tiene como límite las venas de las hojas adquieren forma angular. El tejido dañado está rodeado por una zona amarilla que se desvanece en el verde del tejido sano. Las hojas afectadas generalmente no caen.

Conforme la enfermedad comienza a diseminarse, las lesiones aparecen en las hojas jóvenes de la parte alta de la planta. Al mismo tiempo, también aparecen lesiones café oscuro o negro en el tallo. Si las infecciones son severas, los rendimientos se reducen significativamente y si éstas ocurren durante la cosecha, pueden provocar grandes pérdidas la calidad del tubérculo.

Una diseminación secundaria ocurre cuando las esporas producidas en una lesión son llevadas a otros sitio por el aire.

Los tubérculos se infectan por las esporas presentes en el suelo infectado, las cuales tienden a concentrarse en la superficie. La infección se incrementa cuando se cosecha en estado inmaduro.

Los tubérculos son infectados durante la cosecha por las esporas de Alternaria depositadas en el suelo durante la fase de dispersión foliar. Por lo tanto, las papas producidas en suelos ásperos y cosechadas con mucha humedad son más fácilmente afectadas.

Las deficiencias de nitrógeno y fósforo incrementan la susceptibilidad de la planta al tizón, además es importante disponer de niveles adecuados de potasio; de lo contrario, la piel del tubérculo no se desarrolla adecuadamente y la infección se incrementa.

Se pueden evitar pérdidas económicas fuertes al realizar prácticas tendientes a reducir el estrés en la planta como son la fertilización adecuada, riegos óptimos y manejo adecuado de plagas.

Evite cosechar en alta humedad, pero si las condiciones del mercado lo obligan a hacerlo, seque los tubérculos lo más pronto posible.

El tizón en el follaje se controla adecuadamente con aplicaciones de fungicida y la infección a los tubérculos se reduce retardando la cosecha.

La primera aplicación de fungicidas foliares se debe realizar cuando existen condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad o al inicio de los síntomas pudiendo utilizar:

Tizón tardío (Phytophthora infestans). Probablemente es la enfermedad más importante del cultivo de papa en todo el mundo.

Las condiciones climáticas de esta región limitan su importancia; no obstante, se presenta esporádicamente, dependiendo del patógeno, el frío y condiciones de humedad ambiental.

Las lesiones aparecen en las puntas o márgenes de las hojas como pequeñas manchas remojadas por agua. Posteriormente, se desarrollan a lo largo de la hoja y son de color café a morado con halo verde pálido. En un ambiente húmedo se desarrolla micelio blanco y esporas al final de la lesión, las cuales pueden matar completamente a las hojas y diseminar la enfermedad a toda la planta.

Pueden aparecer lesiones oscuras de aspecto grasoso en los tallos, las cuales causan marchitez severa y la muerte de la planta. Conforme la enfermedad se disemina en el campo, aparecen "manchones" con plantas enfermas en dirección al viento, respecto a las primeras plantas infectadas.

Los tubérculos presentan áreas irregulares de color café a moradas y con marcas negras en los márgenes. Dentro de la pulpa se extiende una pudrición granular de color café sin límites bien diferenciados. Si durante el almacenamiento las lesiones se aguadan, se crean condiciones favorables para una infección bacterial, y con humedad se difunde a otros tubérculos.

El hongo puede sobrevivir en tubérculos infectados, en el campo o en residuos del cultivo. Su desarrollo y diseminación, ocurre durante los periodos de riego por aspersión, lluvia o alta humedad relativa (arriba del 90%) y cuando la temperatura es por debajo de 25 ºC.

Se requiere una pequeña cantidad de inóculo para que la enfermedad se disemine y sea un problema serio, pocas esporas pueden devastar un campo entero si las condiciones son favorables para la enfermedad.

Para prevenir infecciones al tubérculo, éstos deben mantenerse cubiertos con tierra hasta la cosecha, labor que se realizará dos semanas después de que haya muerto el follaje atacado por Phytophthora para que las esporas mueran. Por otra parte, pequeñas cantidades de tizón tardío presentes en el follaje pueden causar podredumbres al tubérculo.

Se pueden minimizar las fuentes de tizón tardío usando semilla certificada, eliminando residuos de cosecha, maleza y "plantas voluntarias"

En lugares donde se presente la enfermedad, la prevención es con fungicidas. Comience con las aplicaciones cuando el clima sea favorable al tizón y continúelas cada siete a diez días, depende de las condiciones locales.

En áreas donde el tizón tardío se presenta esporádicamente, aplique fungicida tan pronto como las lesiones aparezcan y las condiciones ambientales sean favorables para su desarrollo y se espere que éstas continúen por dos o tres días más.

Para el control químico de la enfermedad se pueden utilizar los mismos productos y dosis señaladas para Tizón temprano.

Enfermedades producidas por virus y micoplasmas. Los virus son trasmitidos por lesiones mecánicas o por vectores. Los micoplasmas son microorganismos parecidos a las bacterias y son trasmitidos por áfidos o chicharritas que se alimentan de las plantas de la papa.

La producción de semilla certificada es la práctica más efectiva para controlar estas enfermedades, debido a que las primeras fuentes del inóculo son los tubérculos infectados. El control químico se dirige a los áfidos vectores de virus y para reducir la diseminación de esas enfermedades.

Virus del enrollamiento de la hoja. Las grandes pérdidas que causa la enfermedad consisten en la eliminación de lotes completos de tubérculo comercial por la necrosis en los tubérculos.

Las infecciones ocurren cuando las plantas son infectadas por áfidos vectores. Los síntomas se desarrollan primero en las hojas jóvenes localizadas en la parte superior de la planta, las cuales se mantienen verticales y se enrollan hacia arriba, tornándose amarillas o descoloridas. Se desarrolla un color rosado o rojizo en las hojas iniciando en los márgenes.

La máxima expresión de los síntomas se presentan con temperaturas de 18 a 24 ºC. Cuando las primeras infecciones ocurren al final de la estación de crecimiento, posiblemente no se desarrollen síntomas en el follaje.

Las infecciones crónicas ocurren de plantas provenientes de tubérculos infectados con el virus y los daños se desarrollan en las hojas inferiores, las cuales se enrollan, se tornan ligeramente descoloridas y se secan. Las plantas dejan de crecer, se hacen rígidas y con las hojas amarillas, las hojas viejas se comienzan a decolorar o tomar un color café y posteriormente mueren.

Las infecciones crónicas son mucho más severas que las comunes y su incidencia puede ser reducida en gran medida con el uso de semilla certificada. En ciertas variedades, los tejidos conductores del tallo, de los peciolos y de los tubérculos pueden presentar una decoloración como respuesta a la infección por virus. En los tubérculos se desarrollan manchas café oscuro o una necrosis en forma de malla.

El virus es transportado en tubérculos infectados, en la maleza hospedera de la familia de la papa y es trasmitido de planta a planta por áfidos vectores.

El pulgón (Myzus persicae) es el trasmisor más eficiente del virus. Este áfido adquiere el virus cuando se alimenta de plantas hospederas infectadas y puede diseminarlo a otras plantas en un periodo de 24 horas o más. Una vez infectado, el pulgón permanece infectado por el resto de su vida.

La mayor transmisión es por áfidos alados a cortas distancias o más lejos cuando son transportados por el viento; los que carecen de alas infectan plantas adyacentes, generalmente en el mismo surco.

La mayoría de las plantas de la familia de la papa pueden ser hospederas del virus del enrollamiento de la hoja; sin embargo, las más importantes son las que provienen de tubérculos infectados.

El virus del enrollamiento de la hoja, se puede prevenir con el uso de semilla certificada, aplicación de insecticidas a los áfidos vectores, la eliminación de plantas voluntarias y mantener limpio el terreno después de la cosecha. Si es necesario, se remueve el suelo para exponer al sol los tubérculos que quedaron en el terreno.

Debido a que esta enfermedad no se puede combatir directamente, hay que eliminar los insectos vectores como pulgones y mosquita blanca, con cualquiera de los siguientes productos: Confidor (Imidacloprid) a razón de 1.0 a 1.5 lt/ha, Curater (Carbofuran) de 3.0 a 6.0 lt/ha (no se debe aplicar dentro de los 60 días antes de la cosecha), Folimat (Ometoato) en dosis de 0.6 a 0.9 lt/ha o Tamarón (Metamidofos) de 1.0 a 2.0 lt/ha.

Punta morada de la papa. Es causada por micoplasmas, los cuales son corpúsculos sin forma definida (sin pared celular rígida) que dañan a la planta al nutrirse y multiplicarse dentro del sistema circulatorio.

Esta enfermedad afecta principalmente a las siembras tempranas de papa donde existe el vector chicharrita. El daño se manifiesta en las hojas superiores como un color amarillento o morado, dependiendo de la variedad; asimismo, en las yemas axilares se forman tubérculos aéreos. Los tubérculos sufren necrosis y la cosecha resulta pobre y de baja calidad.

Para evitar o controlar este problema se debe usar semilla certificada y eliminar las chicharritas con Tamarón (Metamidofos) en dosis de 1.0 a 2.0 lt/ha, Folimat (Ometoato) 0.6 a 0.9 lt/ha o Metasystox (Oxidemeton metil) utilizando de 0.75 a 1.5 lt/ha.

Marchitez bacteriana o vaquita (Pseudomonas solanacearum). Esta enfermedad es causada por una bacteria que habita en el suelo y penetra en las raíces a través de las heridas que hacen las plagas del suelo o penetra por sí misma cuando su población es elevada.

Las hojas se tornan amarillas, se marchitan y se enrollan hacia arriba. También provoca el achaparramiento y la muerte de las plantas. En los tubérculos se identifica porque al cortarlos genera una secreción lechosa de donde viene el nombre de vaquita de la papa.

Se disemina a través del agua de riego, herramientas de cultivo, lesiones por plagas del suelo y contacto entre raíces sanas y enfermas. La favorecen las temperaturas elevadas, el exceso de humedad y la deficiencia de nitrógeno y potasio.
 

Desórdenes fisiológicos

Los daños que no son causados por agentes biológicos (microorganismos o insectos) son llamados "desórdenes fisiológicos" o abióticos y pueden afectar la buena apariencia externa o interna de los tubérculos.

Los factores ambientales, las prácticas de cultivo inadecuadas, las altas o bajas temperaturas, los niveles irregulares de humedad o nutrientes del suelo pueden causar desórdenes indeseables.

A continuación se presentan algunos de los desórdenes más comunes:

Crecimientos secundarios. Cuando el estrés ambiental detiene temporalmente el crecimiento del tubérculo, la reanudación del mismo puede causar un desarrollo desuniforme del tubérculo llamado crecimiento secundario.

Los factores que pueden interrumpir el crecimiento normal de los tubérculos son: daño por helada o granizo a las hojas, alta temperatura del suelo (arriba de 27 ºC), baja humedad, un desbalance en la fertilidad o la combinación de estos.

Por lo anterior estos desórdenes no pueden evitarse completamente. Sin embargo, se pueden minimizar mediante las siguientes prácticas:

  1. Tener uniformidad en las plantas y un espaciamiento adecuado entre surcos para asegurar una distribución adecuada de los tubérculos.

  2. Mantener niveles de nitrógeno y humedad adecuados que permitan el desarrollo uniforme cultivo.

Malformaciones del tubérculo. Cuando hay interrupción y posterior reanudación de crecimiento se forman protuberancias en el tubérculo, en una o más yemas laterales. Las principales malformaciones son: "cuello de botella", "badajo de campana" y "terminación puntiaguda".

Tubérculos encadenados. Estos pueden formarse a partir del tubérculo principal como una serie de tubérculos seguidos a lo largo del estolón. Este encadenamiento de tubérculos frecuentemente se presenta después de una alta temperatura del suelo.

Tubérculos pequeños. Este desorden involucra la formación de varios tubérculos secundarios formados a partir de un tubérculo "semilla" que no produce follaje.

Los tubérculos secundarios se desarrollan directamente de las yemas, o pueden formarse de pequeños estolones que emergen de las yemas y forman pequeñas papas.

Este desorden ocurre más frecuentemente cuando se usa semilla fisiológicamente "vieja", cuando los tubérculos son sembrados en suelo frío (abajo de 10 ºC), después de haber sido almacenados a temperaturas superiores a 20 ºC, o cuando los tubérculos semilla se ponen en un almacén frío después de brotar y sembrarlos en fechas tardías.

Para controlar la formación los tubérculos pequeños, se debe almacenar la semilla a 4.4 ºC, evitar el uso de semilla que ha sido almacenada por largo tiempo y no emplear semilla vieja en suelo frío y seco.

Formación de grietas. Son causadas por un repentino y rápido incremento en el volumen del tejido interno. Usualmente se forman a lo largo y exponen el tejido cicatrizado, formando fisuras en la superficie del tubérculo.

Las condiciones de humedad irregular causan la formación de grietas. Por ejemplo, una lluvia o riego pesado, seguido por un periodo seco, pueden causar un rápido incremento en la actividad de crecimiento. Además, el desarrollo de grietas es mayor en donde el espaciamiento entre plantas es más amplio, por lo que es necesario usar un tamaño de semilla y espaciamiento uniformes para obtener un adecuado número y tamaño de plantas por surco.

Corazón hueco. El desarrollo de cavidades en el interior tubérculo puede ser muy pequeño u ocupar toda el área de la pulpa, asimismo, es posible encontrar uno o varios "huecos" en cualquier parte del tubérculo. En la pared de la cavidad, ocasionalmente se puede formar una capa suberizada, parecida a la piel del tubérculo.

El corazón hueco está asociado con periodos de rápido crecimiento del tubérculo y deficiencia de potasio. Las temperaturas frescas del suelo durante el inicio de la formación del tubérculo producen en la pulpa del tubérculo un centro café.

Aproximadamente cinco días con temperatura diurna menor o igual a 18 ºC y nocturna menor o igual 10 ºC pueden provocar daños a las células y luego manifestar los síntomas del corazón hueco.

Para disminuir la incidencia de este problema acorte los espaciamientos de los tubérculos en la siembra y utilice piezas grandes para asegurar una adecuada densidad de población y con un buen número de tallos por surco.

Mantenga niveles adecuados de humedad y fertilidad del suelo para lograr un óptimo crecimiento del tubérculo y, cuando se estén formando, riegue cuidadosamente durante el clima fresco para evitar alta humedad en el suelo.
 

Eliminación del follaje

A los 80 o 90 días después de la siembra, cuando el follaje comienza a caer o toma un color amarillento, deben tomarse muestras periódicamente para ver el tamaño de los tubérculos, con el fin de cosecharlos con tamaño comercial.

Cuando aproximadamente el 75% de las papas tengan el tamaño deseado se elimina el follaje, con lo cual se detiene el desarrollo del tubérculo.

La eliminación debe ser mecánica cuando la papa se destine para consumo y con productos desecantes cuando es para semilla. El corte se realiza con dos pasos cruzados de desvaradora, con la finalidad de que los tallos de la planta queden lo más corto posible.

Los productos utilizados para desecar el follaje son Reglone (Diquat) en dosis de 3 lt/ha; o bien, Gramoxone (Paraquat) de 3.0 a 5.0 lt/ha. No aplicar en terreno muy seco.
 

Cosecha

Después de cortar el follaje es necesario esperar cuando menos 15 días con la finalidad de que la cáscara del tubérculo se endurezca y no se pelen al momento de la cosecha.

Para sacar la papa se puede utilizar un arado de reja, pero tiene el inconveniente de que deja muchas papas en el campo. Este método, es recomendable sólo cuando haya alta humedad en el suelo por efecto de las lluvias. También se utilizan "sacadoras de papa" de uno o dos surcos, aunque tiene mayor eficiencia esta última.

Cuando los días son soleados es recomendable que las papas no se dejen expuestas al sol durante mucho tiempo ya que pueden decolorarse, o bien, sufrir quemaduras y perder su valor comercial.

Se hace una clasificación por tamaño, ya sea en el campo o en el almacén y se colocan los tubérculos en arpillas o cajas. Los tamaños corresponden a las categorías comerciales, con base a los requerimientos del mercado, pudiendo ser: Primera, formada por los tubérculos de más de 100 gramos de peso; Segunda, de 50 a 100 gramos. Si las Terceras, Cuartas, Monos y Rajeteados, no son vendidos de inmediato, se llevan al almacén para ahí clasificarlas, de acuerdo a los requerimientos del comprador.

Con un buen manejo durante todo el ciclo de cultivo que implica la aplicación oportuna y correcta de todos los insumos y labores, es posible obtener rendimientos superiores a las 40 toneladas por hectárea.
 

Almacén

Los tubérculos de papa son organismos vivos y después de cosechados, continúan respirando y transpirando, por lo que son afectados por las fluctuaciones ambientales. De esta forma, las altas temperaturas pueden ser causa de pudriciones o pérdidas de peso.

El almacenamiento deberá hacerse en temperaturas que oscilan entre 6 y 12 ºC, humedad relativa de 80 a 90% y con ventilación con el objeto de eliminar el gas carbónico despedido por la respiración de los tubérculos y evitar el sabor dulce, poco agradable, debido a la transformación del almidón en azúcar.

Si el almacén no cuenta con sistema de enfriamiento, se deben evitar aumentos de temperatura, además de cerrar las entradas de luz en exceso que propician el verdeo de los tubérculos. No permita que la palomilla de la papa invada el almacén; sin embargo, si la cosecha de papa llega infestada desde el campo, aplique de inmediato un agroquímico de los descritos anteriormente para su control.

En el proceso de manejo procure no golpear los tubérculos y elimine los dañados para evitar pudriciones.
 
 

Para mayor información, acuda personalmente,
escriba o llame al
Tel: 01 (495) 8-01-67 y
Fax: 01 (495) 8-01-86
de Pabellón de Arteaga, Ags.,
para que los técnicos del CEPAB lo atiendan
como Usted se merece.

CAMPO EXPERIMENTAL PABELLON
Kilómetro 32.5 Carretera Aguascalientes-Zacatecas
Apartado Postal No. 20
C.P. 20660
Pabellón de Arteaga, Ags.

inifap@codagea.edoags.gob.mx
 

CAMPO EXPERIMENTAL PABELLON

Ing. Fernando Lucio Ortiz ......................................... Director de Coordinación y Vinculación
M.C. Esteban Salvador Osuna Ceja ........................................................ Jefe de Operación

PERSONAL INVESTIGADOR

M.C. Raúl Narvaéz Flores ............................................................................. Area Forestal
Ing. Francisco Javier Robles Escobedo .............. Difusión Técnica Dr. Ernesto Martínez Meza ................................................................................................... Ecosistemas Desérticos
M.C. Ernesto González Gaona ....................................................................... Entomología
Dr. José Saúl Padilla Ramírez ............................................................ Fisiología de Cultivos
Dr. Rodolfo Velásquez Valle ........................................................................... Fitopatología
M.C. Jesús Ma. Espinoza Calzada ........................................................................ Forrajes
Dr. Carlos Alberto García Díaz ............................................................................... Forrajes
Ing. José Luis Ramos González ............................................................................. Forrajes
M.C. Francisco Gutiérrez Acosta ........................................................................... Frutales
M.C. Luis Martín Macías Valdez .......................................................................... Hortalizas
M.Sc. Arturo Cruz Vázquez ............................................. Ingeniería y Mecanización Agrícola
M.C. Roberto Ochoa Márquez ...................................................... Leguminosas Comestibles
M.C. Rodolfo Gaytán Bautista ..................................................................................... Maíz
Dr. Alfonso Peña Ramos ............................................................................................. Maíz
M.C. Miguel Angel Perales de la Cruz .......................................................................... Maíz
M.C. Francisco Esquivel Villagrana ................................................... Matemáticas Aplicadas
M.C. Fernando González Castañeda ........................................................... Nutrición Animal
Dra. Alma Delia Báez González ....................................................... Predicción de Cosechas
Dr. Mario Tiscareño López ............................................................... Predicción de Cosechas
M.Sc. Abraham de Alba Avila ................................................................. Recursos Naturales
Biol. Esperanza Quezada Guzmán ......................................................... Recursos Naturales
M.C. Renato Raúl Lozano Domínguez ................................................... Reproducción Animal
M.C. Luis Humberto Maciel Pérez ................................Relación Agua-Suelo-Planta-Atmósfera
M.C. Luis Reyes Muro .................................................................................. Socioeconomía
Dr. José Manuel García Santibáñez Sánchez ......................................................... Viticultura